Cómo sobrevivir al síndrome postvacacional

Por desgracia todavía no han inventado una pildorita que nos ayude a sobrellevar esas pocas ganas de hacer nada, querer morirnos cuando suena el despertador para ir a trabajar o eliminar el pánico al lunes cuándo vemos que el domingo se acaba. Si tienes todos esos síntomas y acabas de volver de vacaciones, lo sentimos, estás sufriendo de síndrome post-vacacional y no hay ningún remedio científico que lo cure.

Sin embargo, desde la clínica de fisioterapia y osteopatía Massalud, hemos indagado para investigar qué cosas se pueden hacer para mitigar el efecto de este síndrome tan pernicioso para nuestra energía vital y hemos encontrado algunas maneras de conseguir sino anularlo, sí reducirlo.

El primero es hacerse una escapada de un día cuando llega el fin de semana. Visitar algún sitio cercano, madrugra para ir a conocerlo y aprovechar el día recorriéndolo puede ayudarnos a reducir esa brecha entre el final de las vacaciones y la vuelta a la rutina diaria.

También puedes optar por buscarte un hobby como aprender a tejer, pintar, etc. y fabricar algo con tus propias manos. Los retos de incorporar alguna novedad a nuestra vida y la satisfacción de ver algo hecho por nosotros mismos suelen liberar endorfinas que nos ayudan a mitigar la depresión post-vacacional.

TPor último, cambia algunos de tus hábitos: cuando termines de trabajar date un capricho y vete a tomar algo con los compañeros o amigos y recuerda con ellos los momentos felices de tus vacaciones. Sin darte cuenta, otra vez será verano y volveras a estar descansando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *