Cupping o masaje con ventosas

La terapia con ventosas, también conocida como cupping, consiste en aplicar ventosas por el cuerpo con el objetivo de eliminar toxinas en sangre o la linfa. Se realiza de tal forma que se crea un vacío con la ventosa y se succiona la piel y el músculo, estimulando la circulación sanguínea y linfática.

Son ya miles las personas que confían en esta técnica que realizan los fisioterapeutas y que proviene de la medicina china y que lleva siglos realizándose en todo el mundo.

El cupping sirve para tratar los siguientes problemas y aporta los siguientes beneficios:

  • Aumenta el flujo sanguíneo. Además, sirve para mejorar algunas alteraciones sanguíneas como anemia o hemofilia.
  • Alivia el dolor. Es una terapia analgésica y antiinflamatoria.
  • Aumenta la circulación linfática. Del mismo modo ayuda a eliminar toxinas.
  • Libera la fascia.
  • Puede servir para tratar enfermedades reumáticas (fibromialgia, artritis).
  • Trata contracturas y rigidez muscular.
  • Mejora las migrañas.
  • Activa el sistema inmunitario.
  • Problemas ginecológicos e infertilidad.
  • Ansiedad y depresión.
  • Acné y eccemas.
  • Hipertensión.
  • Congestión bronquial provocada por asma o alergia.

Está contraindicada en mujeres embarazadas o durante la menstruación, y en personas que presenten una fractura ósea o espasmos musculares, así como en pacientes con metástasis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *