Fisioterapia para tratar la disfunción sexual femenina

La fisioterapia puede ayudar a mejorar los problemas musculares de esta disfunción

drenaje linfático madridCuando hablamos de disfunción sexual femenina nos referimos a la alteración de la respuesta sexual de la mujer, o al hecho de sentir dolor durante la relación sexual. Este problema, además de ser un o problema físico, suele convertirse en un problema psicológico que provoca falta de autoestima o dificultades en la relación de pareja.

Además de con psicología y con otras terapias médicas, la disfunción sexual femenina se puede tratar también con fisioterapia. Algunas de las disfunciones más habituales que trata el fisioterapeuta es el vaginismo, la dispareunia y la anorgasmia.

El vaginismo es un espasmo involuntario de la musculatura de la vagina que hace imposible o muy doloroso el coito. En este caso, se utiliza terapia manual, técnicas miofasciales, termoterapia, ejercicios pélvicos,…para corregir las contracciones musculares. El fisioterapeuta hace que sea posible la relajación muscular.

La dispareunia es un dolor perineal durante el coito, que puede aparecer antes, durante o después de las relaciones sexuales. El tratamiento de fisioterapia en este caso se realiza con masaje perianal, estiramientos de la musculatura o técnica miofascial.

Por último, la anorgasmia es una disminución o ausencia de sensibilidad, que imposibilita llegar al orgasmo. El fisioterapeuta mejora la función del suelo pélvico, para mejorar los tejidos y estructuras de la zona.

Independientemente de cuál sea el problema, lo más importante es tener una correcta valoración de los diferentes especialistas, con el objetivo de valorar las diferentes alternativas posibles. No obstante, en la mayoría de las ocasiones, el tratamiento multidisciplinar suele ser el más adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *