La fisioterapia, fundamental para evitar desgarros en el parto

La fisioterapia durante el embarazo resulta fundamental para evitar desgarros en el parto y problemas en la menopausia.

desgarros musculares en el parto

Acudir al fisioterapeuta cuando se está embarazada al contrario de lo que se pueda pensar puede resulgar muy beneficioso de cara al parto y al postparto. El fisioterapeuta prepara las articulaciones y el suelo pélvico para el parto, trata las lesiones que se puedan producir durante el embarazo y enseña una forma de empujar, para evitar el daño al resto de las vísceras pélvicas (vejiga, matriz y recto) ni causar daño perineal.

Durante el embarazo hay que fortalecer la musculatura del suelo pélvico para conseguir un parto vaginal sin desgarros. El fisioterapeuta lo consigue con maniobras de estiramiento y masaje perineal, mientras dura la gestación, con el fin de dar elasticidad al tejido conjuntivo. Incluso tras el parto se puede retomar este tipo de tratamientos, pero siempre es recomendable hacerlo a partir de la sexta semana.

Además, nos aconsejará sobre como realizar una serie de ejercicios para fortalecer el suelo pélvico antes y después del parto y prevenir la incontinencia urinaria y otros problemas evitables.

Por otra parte, después del parto, el tratamiento fisioterapéutico puede ayudar a normalizar el tono muscular aplicando técnicas de reeducación uro ginecológica como biofeedback, electro estimulación, ejercicios dirigidos, masaje perineal, ejercicios abdominopélvicos y terapias manuales, en el caso que exista lesión muscular, neurológica y debilidad o falta de control de la musculatura. Asimismo, puede darle formación en técnicas ergonómicas para un mejor desarrollo de las actividades de la vida diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *