La importancia de la nutrición en el dolor músculo-esquelético

La forma de alimentarnos influye en nuestros músculos y huesos.

osteópata madridNuestra forma de alimentarnos influye directamente en nuestra salud. De hecho, una mala alimentación o nutrición está relacionada con varias enfermedades, incluso con algunos tipos de cáncer. De la misma forma, afecta a nuestros músculos y huesos y puede ayudarnos a tener más o menos dolor.

¿Y cómo puede afectar negativamente una dieta deficiente o desequilibrada en nuestro sistema músculo-esquelético? Pues puedes hacerlo a través de la acumulación de sustancias tóxicas en tendones, músculos o articulaciones; o por la carencia de vitaminas y minerales, que afectan a la inflamación de ciertas partes del cuerpo.

En el primer caso, cuando las toxinas no se eliminan, el cuerpo comienza a sufrir dolores, fatiga, cansancio,… Y en el segundo caso, la falta de ciertos nutrientes provoca directamente dolores musculares.

Estos dolores resultan muy incómodos y desagradables. En el caso de los huesos, es importante mantener unos buenos niveles de calcio, vitamina D, C o el fósforo. Para los músculos, el calcio , la vitamina C y D también son importantes, además del potasio.

Para prevenir este tipo de dolores musculares o en las articulaciones, se recomienda:

–    Llevar una nutrición adecuada y equilibrada.
–    Hacer ejercicio habitualmente.
–    No cargar peso y si se hace, hacerlo en la postura correcta.
–    No llevar tacones demasiado altos.
–    Cuidar nuestras posturas.
–    Cuidar nuestros riñones.

En definitiva, llevar una dieta bien planeada puede ayudar a prevenir o reducir el dolor y otros síntomas de los pacientes que sufren una enfermedad o cualquier dolor músculo-esquelético. Y por ende, mejorar así su calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *