La migraña cervical: qué es y cómo evitarla

La cefalea cervical constituye alrededor del 20% de todas las cefaleas crónicas y recurrentes.

Existen muchos tipos de dolores de cabeza y migrañas: las cefaleas tensionales, las migrañas con aura o sin aura, las cefaleas cervicogénicas o migrañas cervicales, entre otras.

La cefalea cervicogénica se focaliza en las cervicales. Implica un desplazamiento de un hueso en el cuello que da lugar a fuertes dolores de cabeza. Ocasiona, a su vez, grandes problemas en el cuello, hombros y espalda. Constituye alrededor del 15-20% de todas las cefaleas crónicas y recurrentes.

La principal manifestación de este síntoma es un dolor intenso en la cabeza, zona ocual y facial que se origina en la columna vertebral y que puede venir acompañado de visión borrosa y confusa, mareos, fotofobia, sensibilidad a la luz y al ruido, pérdida de apetito, naúseas, vómitos, malestar general, falta de concentración, dificultad a la hora de realizar movimientos, problemas de focalización y coordinación, irritabilidad y malestar general acentuado.

La solución para los pacientes que padecen este tipo de patologías es someterse a manipulaciones vertebrales con un fisioterapeuta especializado. También es neceario acudir a un neurólogo para que, en caso necesario, les suministre los fármacos necesarios.

Aunque no existe medicación específica para este tipo de cefalea cervical, algunos tratamientos incluyen medicamentos antidepresivos, que lo que hacen es cambiar la respuesta de las fibras nerviosas. Sin embargo, por sí solos no suelen ser del todo eficaces. También pueden tomarse cápsulas de paracetamol o antinflamatorios.

No obstante, se trata de fórmulas temporales y puntuales, ya que no se puede aplicar un tratamiento continuado de estas características puesto que sería únicamente perjudicial para el paciente pasados los diez días de su consumo.

Los ejercicios en el cuello llevados a cabo por un fisioterapeuta experto y la manipulación de las cervicales son los tratamiento más efectivos, que pueden proporcionar un gran alivio al paciente.

Fuente: www.efisioterapia.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *