Trastorno de somatización: qué es y cómo tratarlo

El trastorno de somatización se produce cuando una persona siente una ansiedad extrema a causa de algunos síntomas físicos como el dolor o la fatiga. Así, el paciente sufre dolores o síntomas desagradables, que pueden durar incluso años y que pueden afectar a varias partes del cuerpo.

Al contrario de lo que muchos pueden creer, estas personas no fingen sus síntomas. Los efectos son causados por alto nivel de estrés o problemas emocionales, que a veces incluso incapacitan para llevar una vida normal.
Algunos de estos dolores pueden ser dolor abdominal, dolores de cabeza, molestias en el pecho (como opresión o palpitaciones), dolores musculares o en las articulaciones,… Y todos los pacientes coinciden en que los diagnósticos médicos no solucionan sus problemas. Todo ello hace que estas personas puedan presentar síntomas de ansiedad y depresión.

Los síntomas más habituales que suelen sentir las personas que sufren somatización son:

  • Dolores de cabeza, espalda, articulares, dolor en el pecho, latidos cardiacos irregulares, dolor en brazos o en piernas, dolor en la vagina o en el pene durante las relaciones sexuales, molestias al orinar.
  • Náuseas, distensión abdominal, vómitos, diarrea,…
  • Trastornos sexuales: incapacidad para mantener una erección, periodos irregulares, sangrado menstrual excesivo, dolores menstruales,…
  • Parálisis, debilidad, pérdida de equilibrio, pérdida de la voz, incontinencia urinaria, alucinaciones, amnesia, ceguera y sordera temporal, convulsiones

Tratamiento del trastorno de Somatización

Uno de los tratamientos más habituales es tomar un medicamento antidepresivo o ansiolítico. En la mayoría de los casos, esta medicación mejora el estado del paciente. Sin embargo, lo mejor es trabajar en las causas que originan esas sensaciones (factores emocionales), al mismo tiempo que se tratan los síntomas físicos.

Además del tratamiento psicológico que evidentemente necesitan estos pacientes, los síntomas de ansiedad y dolor se pueden tratar con fisioterapia u osteopatía. Estos tratamientos pueden ayudar a relajar el cuerpo y de esta forma reducir el dolor.

Si crees que puedes estar ante un caso de Trastorno de Somatización, acude a tu médico de cabecera y él te indicará cómo actuar. Desde Massalud te ayudaremos a que tu cuerpo sufra lo menos posible y ayudarte a estar bien por dentro y por fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *