Cómo elegir el mejor bastón para evitar lesiones

Baston-Slim-Ayudas-Dinamicas-en-Independi-Ortopedia-Online-1024x1024
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El bastón se convierte en el mejor aliado de nuestros mayores cuando comienzan a tener problemas de movilidad

Llegar a mayor es algo irremediable y aunque todos nos negamos a ello, lo cierto, es que es ley de vida. Y con la edad avanzada llegan los achaques, los dolores y la falta de movilidad.

Es en esta etapa de la vida cuando más necesitamos de un apoyo extra a nuestras piernas que nos de seguridad y evite caídas por la falta de equilibrio.

Elegir un buen bastón parece tarea sencilla pero hay muchos modelos y tipologías y tenemos que atender a factores tales como la altura de la persona, el peso del bastón, el mango, etc.

En este sentido, lo primero que debemos cuidar son los materiales con los que está fabricado. Lo óptimo siempre es aunar resistencia y ligereza, pero, en ocasiones, los más resistentes son los más pesados.

Si la persona mayor que lo va a usar tiene una masa muscular en el brazo fuerte, es preferible optar por un bastón resistente aunque sea más pesado, mientras que si nuestro mayor pesa poco es recomendable elegir un materia de resistencia media pero más ligero.

También hay que tener en cuenta la empuñadura, pues debemos elegir aquélla con la que nos sintamos cómodos. Las más tradicionales son las que tienen forma de T, que ofrecen un buen control.

Existen otras como las empuñadoras ergonómicas que tienen la forma de la mano y que están indicadas para personas con problemas en las manos o artrosis; y las empuñadoras en forma de cisne, y que facilitan una posición erguida.

El último gran factor a tener en cuenta es la altura. Dependiendo de lo alto que seamos y de nuestra forma de caminar más o menos erguida, será recomendable un bastón u otro.

Normalmente los bastones tienen una altura que oscila entre los 85 y 100 cm. Para saber cuál es el más aconsejable debemos realizar la siguiente prueba:

Prueba de reposo: Estirar el brazo y la mano hacia abajo y colocar el bastón a nuestro lado. En esta posición, la parte superior del mango deberá quedar a la misma altura que nuestra muñeca.

Prueba de andadura: Doblar nuestro brazo 20 grados, en este caso deberemos coger el bastón de una forma cómoda por el mango, ya que esta será la situación más habitual.

Esta página web utiliza cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar