Fisioterapia, más vale prevenir…

dolencias
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si eres de los que sólo se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena, quizá también seas de los que sólo se acuerdan del fisioterapeuta cuando sufres alguna lesión o dolencia.

Sin embargo, la fisioterapia es una disciplina que tiene una importante labor preventiva, y que usada antes de llegar a necesitarla por obligación, puede hacer que prevengamos lesiones o dolencias frecuentes.

La rutina, las largas jornadas de trabajo, tienen siempre un efecto en nuestro cuerpo. Tanto si permanecemos horas sentados delante del ordenador como de pie, atendiendo a los clientes, sometemos a nuestro cuerpo a un estrés que puede acabar pasando factura.

Ahí es donde entra en juego la labor preventiva de la fisioterapia promoviendo hábitos saludables que nos ayuden a evitar lesiones, minimizando las molestias físicas, reduciendo el estrés muscular y mejorando nuestra calidad de vida.

Para ello, el profesional sanitario puede recurrir, entre otras técnicas, al masaje deportivo –ya sea previo o posterior a la actividad- que permita relajar o tonificar según qué zonas; y puede también pautar un entrenamiento físico óptimo en función de nuestra condición física.

Esta página web utiliza cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar