La fisioterapia, fundamental tras un trasplante

trasplantes organos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El papel de la fisioterapia es fundamental para conseguir los mayores índices de éxito tras someterse a un trasplante.

Dentro del equipo pluridisciplinar de profesionales sanitarios, el fisioterapeuta aplica técnicas de fisioterapia respiratoria, motora y entrenamiento al esfuerzo consiguiendo mantener esos órganos en las condiciones óptimas posibles.

Asimismo, se trabaja la reeducación funcional a través del control postural, restauración del tono muscular, control de las compensaciones musculoesqueléticas y el dolor.

En los trasplantes de hígado y riñón también es necesario el tratamiento con fisioterapia durante la recuperación para poder ayudar al paciente a pasar de una vida y actividad limitadas, a una vida normal, además para prevenir la fatiga muscular o el dolor musculoesquelético.

El deporte también es fundamental a pesar de la creencia generalizada de que realizar ejercicio es contraproducente. Lo ideal es practicar deporte de bajo impacto bajo supervisión profesional. El ejercicio nos ayudará a recuperar la masa muscular perdida, disminuirá los efectos nocivos de los inmunodepresores, regulará el colesterol y los triglicéridos.

Esta página web utiliza cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar