¿Qué es la tendinitis de Aquiles? Tratamiento y causas

Tendinitis de Aquiles
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El fisioterapeuta puede ayudar a recuperar la zona tras una tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles es una lesión en el tendón de Aquiles que se provoca por una sobrecarga del mismo. Este tendón conecta los músculos de las pantorrillas en la parte trasera de la parte inferior de la pierna con el hueso del talón.

El síntoma más claro es el dolor intenso en la zona posterior de la pierna o arriba del tobillo, aunque generalmente, antes de aparecer el dolor fuerte, se suele notar un dolor más leve al realizar ciertos movimientos o practicar ejercicio. A veces se nota rigidez en el tobillo al levantarse por las mañanas.

Algunos deportes provocan esta lesión más fácilmente. Por ejemplo, el running (cuando se realizan cambios de intensidad) o el tenis o el baloncesto.

Esta tendinitis está causada por someter a una presión repetitiva o intensa al tendón de Aquiles. Además, es más común en hombres, de avanzada edad y que sufren obesidad.

¿Cómo se puede tratar esta tendinitis?

Se trata de una dolencia, que aunque suele ser molesta, se cura con bastante facilidad. Existen casos más graves de tendinitis de Aquiles, que pueden provocar roturas en el tendón y que necesitan intervención quirúrgica, pero son los menos comunes.

Los casos normales se tratan con analgésicos para reducir la inflamación y el dolor y cuidando la postura del pie. Por supuesto, acudir a un fisioterapeuta puede ayudar a recuperar la zona más rápidamente. Asimismo, tu especialista en fisioterapia te recomendará una serie de ejercicios que fortalezcan la zona, para evitar que se repita la tendinitis. A veces incluso te puede aconsejar llevar alguna plantilla para elevar ligeramente el talón y aliviar la tensión en el tendón.

No obstante, se recomienda tener cuidado para prevenir que pueda aparecer de nuevo.  Por ejemplo, se recomienda aumentar la actividad física de forma gradual y no hacerlo de golpe, elegir el calzado cuidadosamente, estirar la zona a diario, fortalecer con ejercicio los músculos de las pantorrillas. Asimismo, si el dolor persiste varios días seguidos, se recomienda acudir al médico, para descartar que haya una rotura del tendón.

Esta página web utiliza cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar